En la literatura todo está dicho. Ya se ha escrito de amor, de pasión, de sexo, de crimen, de detectives, de vidas, de historia, de animales, de biografías… Hemos visto cómo se han ido levantando los muros de lo prohibido y desde lo blasfemo hasta lo sutilmente pornográfico, (erótico sin limitaciones debería decir), se ha narrado de todo.

Ante este escenario, el escritor moderno busca no solamente contar una historia, sino desarrollar otra estructura que conforme parte de su obra y la coloque fuera de la multitud de obras que existen en el mercado. Esta no es una búsqueda moderna, es la misma en que se enfrascaron otros en el pasado. Algunos pasaron a ser reconocidos e imitados, James Joyce por ejemplo, otros han sido fuertemente criticados, pero todos se convirtieron en escritores inolvidables.

En el siglo XVIII, en Francia, la novela epistolar revolucionó la forma de narrar y le ofreció al escritor la libertad de opinar por medio de sus cartas y sus memorias. Arrastramos la novela epistolar clásica hasta principios de este siglo, (2005). Ese año Luis López Nieves publicaEl corazón de Voltaire yal hacerlo rompe el patrón decimonónico del siglo XVIII. Ofelia Huamanchumo de la Cuba, filóloga, comentó en su espacio en la red (2006) que “Luis López Nieves inaugura con esta novela el camino del discurso epistolar electrónico, le da agilidad a la historia mejor que si de cartas a puño y letra se tratara, debido a la acelerada velocidad del intercambio epistolar electrónico.”

Sin embargo, la revolución literaria digital no se ha detenido con el correo electrónico. Ahora ha llegado el tuit y viene con reconocimiento. El director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, reconoció en el 2012, durante la presentación del manual ‘Escribir en Internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales’, el concepto del tuit. Blecua anunció que la XXIII edición del Diccionario de la Real Academia Española, va a incluir las palabras “tuit” y aquellas relacionadas a ella.

Este concepto del tuit se identifica más con la libertad de hablar solos y decir lo que se piensa a todos los seguidores de nuestro espacio cibernético. ¿Qué poder literario puede tener el tuit? El tuit es la forma de expresión moderna, sin adornos, directa, espontánea, medida.  Su aplicación literaria me parecía más útil, perfecta, para la creación de poesía o mini cuentos. En esto último lo ha utilizado Sean Hill (2012) en su espacio en Twitter , para luego publicar su libro: Very Short Stories: 300 Bite-Size Works of Fiction.

Por otro lado, en el 2009,  un par de jóvenes: Alexander Aciman y Emmett Rencin, publicaron un texto de recopilación de grandes obras resumidas en tuits: Twitterature,The Worlds’s Greatest Books in Twenty Tweets or Less.  

Lo que me era difícil conceptualizar era la creación de un texto complejo escrito en tuits. La brevedad del escrito me resultaba poco apropiada para la narración seria. Sin embargo,Stefan Antonmattei (2013) nos acaba de presentar una mini novela, cuyo carácter autobiográfico no está claro, escrita en tuits: 140 Tweets, A life story in 19,600 characters (or less) . Stefan, como podemos apreciar por su “nota de autor” al comenzar el libro, busca depth in brevity.

Uno puede preguntarse si sería posible transmitir todo el mensaje en tuits. Si se alcanza el roce a los sentidos y al intelecto. Yo creo que sí, que Stefan lo ha logrado de forma magistral. La narración, compuesta de 140 tuits y narrada en primera persona, está escrita en inglés, pero no le resta a la puertorriqueñidad de la historia.

Comienza en 1963 en Alabama con una estampa, un escenario en el que un niño castigado le grita desde su ventana a Stefan, que se baje de su árbol. El niño tiene una casa en ese árbol. No hay otra narración, pero el escogido de palabras cierra toda la imagen y podemos ver a los dos niños, la ventana, el árbol, la casa. Podemos imaginar los diálogos más allá de lo escrito. Todos los tuits van a llevar este mismo formato, como imágenes que se proyectan en una pantalla, la pantalla de sus recuerdos. 

La escasez de palabras no le roba a la complejidad del personaje a quien vemos desarrollarse como un joven talentoso que termina su educación tarde en su vida. Lo vemos ser víctima de abuso y del racismo, por ser muy negro para la zona en que habitaba en Estados Unidos. Podemos imaginar su color, nacido de una madre francesa y de un padre puertorriqueño. Tiene suficientes amores mientras va creciendo y permanece obsesionado con una de ellas.

Stefan Antonmattei ha escrito una mini novela y ha demostrado que el tuit sirve para narrar algo más que poemas y mini cuentos. Stefan ha logrado transmitir “la profundidad en la brevedad”.

 

Referencias:

Aciman A., Rencin E., Twitterature --Nuggets of wisdom on literature, sacado de: http://www.boston.com/ae/books/gallery/120809_Twitterature/

ABC.es | cultura, (2012) RAE incluirá «tuitear», «tuiteo», «tuit», «tuitero» en la próxima edición del Diccionario, sacado de: http://www.abc.es/20120920/cultura/abci-tuit-tuitero-tuitear-tuiteo-201209201611.htmls

Antonmattei, Stefan, (2013),140 Tweets, A life story in 19,600 characters (or less), Kindle, sacado de:http://www.amazon.com/140-Tweets-ebook/dp/B00BSZQ1S6/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1367797966&sr=1-1&keywords=140+tweets

 Huamanchumo de la Cuba, Ofelia, (2006), Reseña: Novela: El Corazón de Voltaire, , Café con Letra, sacado de:http://cafe-con-letra.blogspot.com/2009/01/resea-novela-el-corazn-de-voltaire.html

Hill, Sean, sacado de: https://twitter.com/VeryShortStory

Hill, Sean (2012),Very Short Stories: 300 Bite-Size Works of Fiction, Ulysses Press, USA:Bang Printing

 

Implementado por
Manuel Alvarado López