Te cuento, Soraya

La Caída de Alejandro Curtos

Cuando una desgracia es también una liberación...La caída de Alejandro Curtos, el debut literario de la doctora y escritora Yolanda López López.

Disponible en Puerto Rico en Libros AC, Librería Mágica, KL Books y Farmacia San Pablo. Para ordenar, solicítelo a través de nuestra forma de contacto.

Yolanda López López

La reumatóloga Yolanda López López se lanza a la aventura literaria con la publicación de su novela La caída de Alejandro Curtos, la historia de un obstetra que tras ser demandado legalmente por impericia, se enfrenta al relato de huidas y guerras que le ha dejado de su abuela al fallecer en un diario. La médico y escritora nació en Gurabo, Puerto Rico y ha publicado varios artículos profesionales en revistas y periódicos locales. En 2011 completó una Maestría en Creación Literaria, con concentración en narrativa, en la Universidad del Sagrado Corazón de la que salió la primera versión de esta novela.
Sep 11 2016

Te cuento, Soraya,
desde el universo las Pléyades lanzaron destellos de luz
y en una tina viva se formó una perla,
para ser mujer,
para ser princesa,
para ser tú.

Los vientos te formaron con belleza y gracia,
el cielo alimentó tu intelecto
y el sol incrustó brillo a tus ojos
y bordó estrellas sobre tu piel.

Mas cierto día, y sin aviso,
llegó la palabra a cubrirte de mentira,
a martillarte dentro de la tierra
en aquella sábana Persa, inmensa,
que desparrama su blancura por las calles y las casas de Kupahyeh.

La infamia alimentó una justicia injusta,
barbarie imposible de aceptar en nuestros tiempos,
y la mano de la bestia se prestó a lapidar tu cuerpo,
a destruir “la princesa”, “la rica”.
Mas el ónix, amarró el odio del mármol y el travertino
y te ha llevado a otros espacios de luz,
de vuelta a “ Las siete hermanas”,
muy lejos de la mancha roja que dejaste sobre la arena blanca.

En tu nombre, Thurayya, las flores del desierto nos convirtieron en voces
y las voces gritaron y siguen gritando,
que no exista injuria que pueda lastimar una mujer,
que no exista dueño sobre una mujer,
porque somos todas,
perlas nacidas de una tina viva,
solitarias, brillantes, únicas.

Share

¡Su información personal y transacciones están seguras con nosotros!